Al menos en Guayaquil, no hay cultura de vacaciones …

  Tesis: Excepto necesidad grave, mi familia tiene derecho a tenerme, al menos durante dos semanas de vacaciones con vida familiar intensa, con mínima interferencia del trabajo profesional

A quien llega a vivir en Guayaquil, hay varios aspectos culturales que llaman la atención.  Algunos muy positivos, como la costumbre de saludar al entrar en un ascensor … Si recordamos que cada acción nuestra transmite algo, esta pequeña costumbre es como decir: no me eres indiferente, me alegro que integres mi entorno.   Pero queremos referirnos a otro aspecto cultural: es raro el profesional que se aleja por más de una semana para disfrutar vacaciones con su familia, sin establecer contacto con la empresa.  Viaja el jueves o el viernes en la noche a Salinas para pasar el fin de semana, pero el lunes vuelve a laborar.

¿Porqué sucede así?  ¿es el profesional guayaquileño trabajólico?  ¿Hay falta de una mayor profesionalización?

No sabemos, cuéntanos qué te parece.

(Cultura: es aquella forma en que se realizar algo habitualmente en una institución, que de alguna manera condiciona a quienes forman parte de ella).

Si te gustó, síguenos:
error

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *