¡ LAS EMPRESAS DE GUAYAQUIL NO POSICIONAN BIEN SUS PRODUCTOS EN LA WEB!

 
“Las personas ya nos conocen y, por tanto, no necesitamos gastar dinero en avisos de Google o en un experto que nos posicione bien”

Algunos lo dicen así, muchos lo piensan.   Vamos por parte para ver si es cierto o no.

Posicionar un producto en la web significa principalmente que, cuando una persona lo busque en Google, el sitio en que aparece mi producto aparezca en los 3 primeros lugares, o por lo menos en la primera página de búsqueda.   El 90% de las personas no busca más allá de la primera página (https://ninjaseo.es/conceptos-basicos-busquedas-google-introduccion/).

Tomemos un ejemplo local: ANDRES BORBOR es sinónimo de llantas en Guayaquil.  Pero si escribo “llantas” en Google, ¿en qué lugar aparecen? EN EL LUGAR 39.  ¡Hasta SuperMaxi aparece en mejor ubicación! 

Pero esto, ¿importa realmente?  ¿Qué mercado pierde ANDRES BORBOR al estar tan mal posicionado en la web?  Bueno, hay muchas herramientas que nos dicen cuántas personas realizan en promedio esta búsqueda en un mes.  Principalmente Google mismo, aunque a quienes no tienen mucho negocio con él les muestra sólo un rango: “1mil – 10mil”.  Si utilizamos una herramienta gratis como Ubersuggest, nos enteramos que 3600 PERSONAS INGRESAN CADA MES LA PALABRA “LLANTAS” EN EL BUSCADOR DE GOOGLE.

Si consideramos el parque automotor de Guayaquil, como un 40% del total ecuatoriano (https://www.elcomercio.com/actualidad/parque-automotor-ecuador-crecimiento-decada.html), deducimos que más de 1400 personas buscan con la palabra “llanta” en Guayaquil.

Sigamos el proceso: ¿Porqué una persona busca en Google con la palabra “llanta”? Podemos suponer, de manera conservadora, que al menos la mitad lo hará porque requiere comprar una. 

¿Podemos dejar de lado a más de 700 personas que cada mes están buscando dónde comprar una llanta?

Hay empresas que han hecho un muy buen trabajo en posicionar sus productos.  Marcimex está en primer lugar de Google en la búsqueda de numerosas palabras: “cocinas”, “teléfonos”, “motos”, “computadoras”.  Otras empresas no perciben que sea importante o no tienen el personal o el servicio para hacerlo.

Si quieres saber cómo se mejora esta situación, te damos dos referencias:

  1. Libro ““Posicionamiento web y redes sociales aplicadas a empresas” editado en Amazon (https://amzn.to/2m9IGgZ). Tal como aparece ahí, Google cambia continuamente sus criterios, por lo que hay que estar constantemente reposicionando tanto el sitio (SEO) como sus palabras claves. Si quieres el libro gratis, solicítalo como ebook a: mailto:super@somaxsa.com2
  2. Consulta en concreto tu caso: http://analisisnegocios.com/contacto/
Si te gustó, síguenos:

Desde Ecuador no se puede vender en Amazon

Ingrata sorpresa me he llevado al querer vender algunos productos en Amazon (amazon.com, USA). Ecuador no es un pais elegible para realizar ventas, tal como se aprecia en la imagen adjunta. ¿Estoy equivocado? ¿Alguien se preocupa de esto? Aparecen como opcion paises turrisimos, pero no aparece el nuestro. Ya lo advertia hacer dos años, y NADIE HACE NADA:
http://analisisnegocios.com/ecuador-uno-de-los-pocos-paises-que-no-puede-vender-en-amazon/

AGRADECERE COMENTARIOS

Si te gustó, síguenos:

Ventas: Empujo demasiado?

Entregamos una traducción del articulo: “Too Pushy?”
By Hank Trisler The Trisler Company & 2012 VDTA/SDTA Keynote Speaker

Buscar un compromiso es la paradoja básica de la venta. Queremos hacer el trabajo, pero no queremos aparecer como una plaga agresiva en el proceso. Este conflicto es básico en nuestro trabajo, asi es que analicémoslo.

Este es el bottom line: Si no sientes que estás empujando muy fuerte, o eres un patán insensible, o realmente no estás empujando suficientemente fuerte. Está en la naturaleza del vendedor el ayudar al comprador a tomar decisiones que no harían en su ausencia. Esa es la razón de que nos paguen tanto … Si no realizamos ventas, nuestra compañía podría vender sus productos a través de expendedores o de catálogos. Si no empujamos un poco, no somos útiles.

Perderás al menos diez ventas por no empujar suficientemente fuerte por cada venta perdida por empujar demasiado!

Porqué entonces, nos sentimos mal cuando empujamos un poquito demasiado? Porque esa es la única ocasión en que recibimos feedback de nuestro cliente. Cuando empujamos mucho, el cliente expresa sus sentimientos negativos tanto verbal como no verbalmente. Si somos sensitivos, empáticos, asumiremos esas señales y nos sentiremos mal por nuestro comportamiento.

Cuando no empujamos suficientemente, no obtenemos feedback negativo, pero el cliente se va sin comprar. Todos los involucrados se sienten bien, pero la venta no se realizó.

El tema central es entonces, ¿Quieres hacer muchos amigos o quieres ganar mucho dinero? No quiero decir que producir mucho y las buenas relaciones sean mutuamente excluyente, pero si haces tu trabajo, a veces tendrás que aguantar el tener un feedback negativo. Aprende a quererlo. Es una buen señal de que empujas bastante.

Elimina la palabra “cierre” del vocabulario de ventas.

Eliminate the word “close” from your selling vocabulary. Closing is a final word, signaling the end of something. Selling is a process of opening and maintaining relationships. If we can concentrate on opening enough relationships of sufficient depth, the closing of sales will take care of itself.

Relationships require commitment, however and obtaining a commitment from our customers frequently requires a little push.

More years ago than I care to remember, Notre Dame University ran a survey, which Universities do when they have excess funds. They found that 63 percent of all sales presentations end without the salesperson having asked for a commitment. Those were not sales presentations, they were merely conversations. It doesn’t become a sales presentation until the salesperson asks the customer to do something. What a waste of time. I find baseball nearly as dull as cricket, but can you imagine how dull baseball would be if only 37 out of every 100 batters who came to the plate bothered to swing at the ball?

While they were in the neighborhood, the researchers studied how many “No”s a salesperson would take before giving up. They found that 44 percent quit after the first “No.” That’s right. Of the 37 percent of those who even bothered to ask once, nearly half crapped out after only one try.

Twenty-two percent quit after the second “No,” and 14 percent quit after the third “No.” You’ll notice that the numbers are getting smaller and that’s because there aren’t that many players left in the game. By the time the fourth “No” has been uttered, 92 percent of your competition is out in the parking lot with all four feet sticking straight up in the air.

And then the Notre Dame folks found that nearly 60 percent of all buyers said “No” four times before they said “Yes.”

If your math works the way mine does, this means that eight percent of all the salespeople get 60 percent of all the business, and they get it just for asking. If you ask, you shall receive. You don’t ask you don’t get. The more you ask, the more you get. Oh sure, you’ll hear a lot of “No”s, but you’ll be way ahead at the end of the game.

Don’t be afraid of being too persistent, of asking too often, of pushing too hard. If you overstep your bounds, your customer will tell you and if they do, make allowances for the fact that they may be wrong and you still weren’t pushing hard enough.

Reprinted from SQE Professional, September, 2011

Si te gustó, síguenos: